lunes, 2 de noviembre de 2009

Los verdaderos cuentos infantiles

Acostumbrados a oir las narraciones de Charles Perrault, los hermanos Grimm, Hans Christian Andersen y después a ver las ñoñas versiones de Walt Disney en el cine, es difícil creer que las versiones originales de los cuentos infantiles que escuchamos siendo niños y que algunos ya hemos contado a nuestros hijos, sean en realidad más violentas de lo que podría ser un cuento infantil.
Originalmente los cuentos infantiles fueron creados para dar a los niños valiosas lecciones sobre la vida. Y como la vida misma, no había censura respecto a lo que se debía aprender. Antes la vida era más cruel, la verdad era más cruda y las lecciones eran más despiadadas. Tal vez fue porque en aquel entonces la sociedad era más violenta, o porque un error de juicio podía costarte la vida en aquellos tiempos. Sangre, asesinatos, incesto y otros asuntos de vital importancia eran relatados a los niños de ese entonces.


La versión original de La Bella durmiente no tiene un final feliz. En la versión original de la historia, no es el beso de un apuesto príncipe el que despierta a la Bella Durmiente, sino los tiernos codazos de sus gemelos recién nacidos. El príncipe al ver dormida a Talía, en vez de conformarse y despertarla con un solo beso, la viola y se marcha. Nueve meses después la durmiente Talía da a luz a dos niños Sol y Luna, uno de ellos chupa el dedo de su madre y logra sacar la astilla que la mantení dormida. Talía y el príncipe se encuentran de nuevo y reinician su idilio....solo para que vuelva a abandonarla y regrese con su esposa, quien se entera de la existencia de los hijos ilegítimos de su esposo, los toma como prisioneros y los entraga a su cocinero, dándole la orden de degollarlos y preparar con ellos un guiso. Cuando el príncipe termina de comer, la mujer le grita ¡Te estás comiendo lo que es tuyo! Pero resulta que el cocinero no mata a los hijos y los abandona en el bosque. Enfurecida la esposa, ordena aprehender a Talía para arrojarla a un pozo lleno de animales venenosos, pero es ella quien cae en su trampa y muere.

En La Cenicienta sus orígenes no fueron tan adorables en su versión original. Toda la crueldad que la pobre Cenicienta tuvo que sufrir en manos de su dominante madrastra quizás fue bien merecida. En las versiones más antiguas de la historia, la un poco más siniestra Cenicienta consigue asesinar a su primera madrastra rompiéndola el cuello para que su padre se case con el ama de llaves. Por otro lado, no existe el Hada Madrina. A la joven le ayudan unas palomas que viven en un árbol que creció sobre la tumba de su madre. Cuando el príncipe va con el zapato, la madrastra obliga a una de sus hijas a que se corte un dedo del pie para que le cupiera. El príncipe es avisado del engaño por las palomas y además ve cómo sangra el pie. A la otra hija, le obliga a que se corte el talón y tampoco consigue engañarlo. Finalmente, en la boda de Cenicienta, las palomas le sacan un ojo a cada una de las malas hermanastras a la entrada de la iglesia y el otro a la salida con lo que quedan ciegas.

Blancanieves Al final de la versión original alemana, escrita por los hermanos Grimm, la perversa reina es fatalmente castigada por intentar asesinar a Blancanieves. La heroina se escapa de la manzana envenenada y se va a casar con el príncipe. La maldita madrastra es invitada a la fiesta y, como siempre, le pregunta al espejo mágico que quién es la más bella. Este le responde que Blancanieves. La madrastra no se lo puede creer porque la piensa muerta. Va a la fiesta y al ver a la joven se queda petrificada; entonces, ayudándose de tenazas, traen unos zapatos de hierro que habían puesto al fuego y se los calzan. La malvada reina es entonces obligada a bailar usando esos zapatos rojo vivo hasta que caer muerta.

En la versión auténtica de Caperucita roja, el lobo aún no ha terminado de digerir a la abuela cuando se abalanza sobre Caperucita, a la que descuartiza. Muchos artistas de la época, creyendo que dos muertes violentas eran demasiado para los chiquillos, se negaron a ilustrar el cuento. Para que éste resultara más aceptable, un ilustrador introdujo la figura de un cazador que, en el último instante, mata al lobo, salvando al menos a Caperucita. Quizá la versión mas sangrienta es la que presenta al lobo reuniendo la sangre de la abuela en botellas e invitando a Caperucita a beber de ellas. La versión original de Caperucita Roja relata cómo Caperucita ingiere la carne y la sangre de su propia abuela, como símbolo del paso de la juventud a la adultez, al hacer la sabiduría de su anciana abuela parte de ella misma al comerla.

Ricitos de oro y los tres osos, originalmente narra la historia de una vieja de unos setenta años, iracunda, hambrienta y sin hogar, que irrumpe en la confortable morada de los osos en busca de comida y alojamiento. La evolución de este personaje, desde una arpía de mal carácter y cabellos hirsutos a una bella mujer de cabellos plateados y, finalmente, a una muchacha radiante y rubia como el oro, tuvo lugar a lo largo de muchos años y fue obra de varios escritores. En otras versiones, los indignados osos al ver asaltada su casa recurren a varias tácticas crueles para librarse de la arpía: Intentan quemarla y ahogarla e incluso, llega a empalarla en la aguja del campanario de San Pablo.

La Sirenita en el cuento original de Hans Christian Andersen solo puede salir a tierra para estar con el apuesto príncipe si bebe una poción que la hace sentir como si caminara sobre cuchillos todo el tiempo. A pesar de esto, ella bebe la poción. Tal vez crean que este acto de desprendimiento sería suficiente para que ella se casara con su príncipe y vivieran felices para siempre, pero no. El príncipe se casa con otra mujer, y la pequeña sirenita se lanza al mar, donde su cuerpo se disuelve hasta convertirse en espuma marina.

Más aquí

7 comentarios:

  1. ¡Qué bueno!
    Pero me has traumatizado, yo soy niña Disney de toda la vida y ahora me vienes con estas.
    ¿Para eso quería ser yo la sirenita? ¿para caminar sobre cuchillos?
    Menos mal que nunca quise ser la bella durmiente, qué gore.... Jejeje

    ¿Sabes? en ese cuento hay una leve intoxicación griega. ¿Conoces el mito de Filomela y Procne? Ahí hay un marido viola-cuñadas que termina (él sí) comiéndose a su hijo.

    ResponderEliminar
  2. Cuando tenía doce años leí un pequeño librito que contenía algunas de estas versiones sin descafeinar de los cuentos clásicos y me quedé traumatizada también...el que más me impresionó y se quedó grabado en mi memoria (porque la verdad es que hace ya muuuucho que leí el libro XD y he olvidado la mayoría de los cuentos que contenía) fue el de la sirenita, que como dices en tu post, sentía como si pisase afilados cuchillos al caminar a cambio de haberse convertido en humana.

    También recuerdo una versión cinematográfica de "La Cenicienta" mucho más cercana al verdadero cuento (de hecho mi madre se escandalizó con la escena en la que a las hermanastras les cortan los pies para que quepan en el zapatito XD)

    Hay también un libro, de Sheri S.Tepper, que personalmente me gustó mucho, que reinventa la historia de la Bella Durmiente (de hecho está ambientada tanto en el pasado como en el futuro) pero muchos de los detalles de la historia se nota que están tomados de la verdadera historia de la Bella Durmiente, si no lo has leído te lo recomiendo, creo que podría gustarte.

    ResponderEliminar
  3. pienso q mas traumatizante q la verdadera version de estos cuentos es cuando eres adulta y te das cuenta q la vida no es como la cuentan las peliculas de Disney y como hasta entonces habias creido, es por eso q muchas personas tardamos en aprender de las verdaderas lecciones de la vida ya q nos resistimos a cambiar las creencias, fantasias e ilusiones q nos habiamos formado a raiz de los cuentos de Disney.
    Aun asi es muy gratificante disfrutar la vida dia con dia :)

    ResponderEliminar
  4. es mui desgarantes esas historias cambiaron mi punto de vista es lo mejor & traumante ke e escuchadoo !! :(

    ResponderEliminar
  5. Perdi mi Bella infancia en 5min....chispas no imaginaba no la mitad de esto... Que geo pero asi de cruel suele ser la realidad. Ni makers no creo volver a ver no leer cuentos de hadas a mi hija jejjeje

    ResponderEliminar
  6. donde puedo conseguir estas versiones ya que las he buscado en internet y no las encuentro así

    ResponderEliminar
  7. ASÍ deberían ser los dramatizados. Están un poco subidos de tono pero al fin y al cabo son las historia originales.

    ResponderEliminar